Joe Laberinto. Ignacio Rodríguez

Joe Laberinto

 

 

Caminaba Joe por el trazado imperdonable, paso a paso cabalgaba con el peso de la culpa, cada decisión tomada le apremiaba con tanta fuerza que el pequeño Joe no podía continuar. Mil bifurcaciones le separaban de la decisión correcta, cada alegato de verdad se veía intoxicado de una oscura neblina y el bueno de Joe no podía decidir entre el imperceptible bien y la marea gigante del mal. Con el paso del tiempo y tras recorrer ingentes cantidades de sendas olvidadas, nuestro amigo empezó a comprender que tan nimias eran sus decisiones que simplemente dejándose llevar por el embrollo de la vida podría acertar en su itinerario.

Joe Laberinto viajó por los confines del mundo, visitó lugares prohibidos, probó las mieles del deseo. Luchó a orillas del Volga. Simplemente su futuro no era el esperado por sus allegados. Impávido ante sus decisiones, transitó por mil sendas que llevaban al fin, el mar en la caída le acunó muy despacio y por fin Joe Laberinto encontró el viaje definitivo.

Autor: Ignacio Rodríguez.

Acuarela de Elicia Edijanto.