Entrevista a Juan Méndez Aspano

¿Cómo surgió la idea de escribir Ramón, el jardinero?

En la aparentemente vida sencilla de cualquier persona, se puede uno sorprender cuando tiene la suficiente confianza para contarnos sus vivencias. En el caso de Ramón, podemos descubrir todo un mundo que nos llevará hasta lo insospechado. Pero en esta narración, se van sucediendo distintos protagonistas que, como en el caso de Ramón, también aportan revelaciones sorprendentes. En cierto modo es un aviso a nuestros lectores para que nunca se pierdan la historia de cualquiera que tenga algo que contar y esté dispuesto a ello.

¿Qué van a encontrar los lectores en este libro?

Un entramado de sucesos que afectan a personajes que jamás pudieron imaginarse en esas situaciones, y que tendrán que emplear todo su ingenio y su genio para salir airosos de ellas. En todo el relato la imaginación del lector juega un papel importante y esto le permitirá compartir las experiencias, a veces muy peligrosas, que viven los personajes de esta aventura.

¿Cuál fue la parte más complicada de afrontar a la hora de escribir este libro?

Plasmar los sentimientos de las personas a través de la escritura es ya un reto importante. Y en el caso de esta apasionante novela son tan dispares los sentimientos individuales como el número de personajes que intervienen, a los cuales era necesario darles una personalidad bien definida y características propias.

¿Cuál es el sello de identidad de Ramón, el jardinero?

Quizá sea el hecho de ser un trabajador de la tierra y las plantas, un oficio sencillo desarrollado por un hombre sin importancia. Son las circunstancias las que le llevan a tomar unas decisiones que resultarán vitales para otros, pero que a lo largo de la trama darán como resultado algo tan imprevisible que aunque sorprendente, resulta absolutamente justificado.

¿Qué distingue a este libro del resto de publicaciones actuales?

Es una historia más, edulcorada con emociones puramente humanas. La codicia de unos, la confianza desmedida de otros, las aberraciones por el poder, las horrendas sentencias gratuitas de los que ostentan banal y efímeramente el poder y sobre todo el deseo de venganza, son los componentes de la trama. Pero también se ponen en juego el amor, la ternura, la comprensión, la amistad y la importancia de la familia que será el refugio determinante de esta obra.

¿Qué les dirías a los lectores para que se llevaran este libro a casa?

Se trata de una lectura en la que si quieren verse envueltos y ser protagonistas, podrán sumergirse con su imaginación y todos sus sentidos, y así participar de los sentimientos de sus protagonistas, aunque sean imaginarios. Sin embargo, sus vivencias son tan humanas que les resultará muy fácil comprenderlas y hasta compartirlas. Pero, en definitiva, se trata de un relato para disfrutar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *