Entrevista Anselmo Vega Junquera

¿Cómo surgió la idea de escribir Tierra de barro?

Recién jubilado, me propuse encontrar una ocupación que me entretuviera. Y por haber leído muchos libros, la mayoría en mi juventud, me dio que pensar en las razones de haberse inventado la Escritura. Me documenté y supe que había sido en Sumeria (Mesopotamia, actual Irak). Pero… ¿por qué se inventó? Me pareció que había sido por una necesidad (caso del comercio exterior de Sumeria) y a partir de ahí hilvané la novela, con mucha parte de historia y algo de mi cosecha para conseguir la trama argumental.

¿Qué van a encontrar los lectores en este libro?

Espero que, además de un tiempo entretenido con su lectura, un aumento de su conocimiento sobre las razones de la invención de la Escritura.

¿Cómo surgió el título del libro?

Al consultar mapas de Sumeria, sobre todo de la época, vi que en realidad lo que más había era barro (no había piedra, como en Egipto), y que ellos convirtieron en su principal fuente de riqueza, fabricando y exportando objetos de barro, tal como platos, vasijas, fuentes, etc, ya que también inventaron el torno de modelar.

¿Cuál fue la parte más complicada de afrontar a la hora de escribir este libro?

La rigurosidad de relatar hechos ciertos. Tuve que ir a Londres dos veces, al Museo Británico, para ver con mis propios ojos las tabletas de barro cocido, ya con caracteres aún pictográficos y en donde compré dos libros sobre dicha región y cultura. Después esa escritura, eminentemente social y comercial, evolucionó a una de tipo cuneiforme con la que ya se pudieron escribir epopeyas, como la de Gilgamesh. La razón del cambio fue, sin duda, facilitar la escritura, pues para la pictográfica había que ser, además de escriba, dibujante.

¿Cuál es el sello de identidad de Tierra de barro? ¿Qué distingue a este libro del resto de publicaciones actuales?

Pues además de una trama casi policiaca, con sus dosis de humor y de amor, una rigurosidad histórica, en lo que afecta al pueblo sumerio, como vivían y a la constatación de que allí, hará unos 5.000 años, se inventó, además de la escritura, el torno, la rueda y el arado. Más tarde, como relato en mi siguiente novela LA REINA DE BARRO, el concepto de Imperio (Akadd) y por último (aún en la época Sumeria), la Justicia (Ur-Namu, primer rey de la III Dinastía de Ur, autor del primer código de leyes, escrito hacia el 2050 a.C., muy anterior al de Hammurabi, rey de Babilonia, que fue escrito por él hacia el año 1750 a.C., aunque es el más famoso), lo que relato en mi tercer libro sobre Sumeria, LOS SEÑORES DEL BARRO, con el que cierro mi trilogía sobre dicho tema.

¿Qué le dirías a los lectores para que se llevaran este libro a casa?

Pues que por un precio módico, pueden pasar no solamente un rato entretenido, sino que pueden aumentar su cultura y conocimiento sobre un período de la Historia que fue fundamental para nuestra civilización y que pocas personas conocen en profundidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *